Seleccionar página

¿A quien no le ha pasado alguna vez de quedarse sin batería en lugares donde no podía cargar su celular?

 

Lo más probable es que a todos.

En mi caso particular, me pasaba la mayor parte del dia, debido a que casi siempre estoy trasladándome de un lugar a otro por mi trabajo.

Soy periodista, y la mayor parte de mi trabajo se desarrolla en la calle, por lo tanto, no tengo mucho acceso a fuentes de energía para mantener mi celular encendido a lo largo del día, y sumado a esto también, viajo constantemente para cubrir las diferentes notas del canal.

Muchos me recomendarían un cargador portátil ¿verdad?, tranquilos que estoy al tanto de su existencia y lo he utilizado en suficientes ocasiones, sin embargo, como sucede en el caso del celular, el cargador también tiene un límite de almacenamiento de energía y con su uso inevitablemente se agota, volviendo asi, al punto de partida: Mi celular sin batería.

Fue entonces que un día, uno de mis colegas me hablo de un tal SolarX, que resultaba ser un cargador portátil solar, y que desde que lo tenía no se había vuelto a quedar sin batería en su teléfono.

Como buen periodista que soy, me puse a buscar toda la información disponible sobre este cargador y me sorprendí al ver todas las ventajas que ofrecía.

El único inconveniente era, que solo se vendía por internet. Tengo que admitir que no soy muy amigo de las plataformas de venta online, debido a que para mí siempre fue más seguro y confiable realizar compras de forma física o presencial.

De todas formas, era tal mi curiosidad por probar ese cargador, que decidí realizar la compra de manera virtual pagando a través de Paypal, que me resulto la opción más adecuada.

Para mi sorpresa, el cargador llego a los 3 días a mi domicilio (ya que cuenta con un centro de distribución local) y era tal cual a la descripción que había leído en la página.

Claramente, lo primero que hice fue sacarlo de la caja y probarlo. Lo adherí a la ventana de mi departamento donde entraba la luz del sol, y fue increíble ver como conectando mi celular, este comenzó a cargarse.

Y no solo eso, también podes dejarlo expuesto a la luz solar y este almacena la energía para que la utilices cuando necesites una recarga en tu celular.

Estoy tan maravillado con mi SolarX, que lo llevo en mi maletín a todos lados, sobre todo cuando viajo, y por ejemplo lo adhiero a la ventana del micro y tengo batería durante todo el viaje.

Si se cansaron de quedarse sin batería y ya probaron todos los aparatos posibles sin resultados como yo, les recomiendo este cargador solar que va a ser la solución a ese inconveniente tan actual que es el quedarse incomunicado.

Tengo que confesarles que desde que tengo mi SolarX, prácticamente no uso mi cargador convencional. Ah, y también ¡ahora compro prácticamente todo por internet!

Aquí les comparto el link de la página oficial de SolarX que es de donde yo lo compre, y no duden en pedirlo, ya que, ¡los términos de pago y entrega se cumplen tal cual se especifica en ella!